Esta en una lista de los mejores lugares que cada vez que visito hace que me olvide del mundo, donde me encanta ir a relajarme o a divertirme, obvio hay muchos más pero estos son a los que acostumbro o acostumbraba ir mas seguido.

Las montañas. No hay lugar mas chingón que estar subiendo alguna montaña, ya sea el nevado de Toluca, Sierra gorda, el Ajusco, o el Iztaccihuatl, caminar y caminar, sentir el aire helado en la cara, el olor a pino y hierbas, los enormes paisajes que hacen que te veas diminuto, disfrutar de la compañía, platicar anécdotas en la caminata, cargarse de energía y respira aire fresco, además la persistencia de subir, no dejarse vencer por el cansancio y el logro cuando alcanzaste la cima y estar ahí, simplemente genial.

izta

Los bowls, desde que vi aquel documental de Stacy Peralta, Dogtown and Z-Boys y conocí la historia de los inicios del skate en rampas quede impresionado, visitar los bowls que están en Cabeza de Juarez es como un viaje en la historia del skateboard y revivir todas esas fotografías polaroids y vídeos de súper 8 setenteros, esa mística heredada del surf en la que el timing y la velocidad hacen que el tiempo se acelere y detenga, el sol y el concreto caliente, el polvo, el ruido de las ruedas, la adrenalina y vencer el miedo, todo eso genera un ambiente perfecto.

Cabeza-de-Juarez-3

Barranca del Zapote. Es un lugar hermoso en Hidalgo, un oasis en medio del desierto (literal) por lo mismo no es tan fácil llegar, se encuentra kilómetros atrás del balneario conocido como las grutas de Tolantongo aunque hace una década era parte del recorrido y un lugar muy divertido, actualmente ya es un balneario muy, pero muy popular. Pero bueno el lugar al que me refiero es antes de la barranca y hay que llegar por otra ruta, en la universidad hicimos ese viaje unas cuantas veces, la primera vez fue sorprendente, comienzas con una caminata en medio del desierto, y poco a poco te vas adentrando a la cañada en donde desciendes por cascadas hasta que llegas al brote de aguas termales conocido como el Zapote, no hay gente a km a la redonda solo estas tú con la naturaleza, hacer una fogata, pasar la noche en una poza de agua caliente viendo las estrellas, en verdad te olvidas del mundo estando ahí.
Mis compañeros de la universidad (miembros del equipo de remo) han hecho sus vidas, algunos emigraron a otros estados y continentes por lo que esas salidas se terminaron y para llegar a ese lugar necesitas contar con buena condición y algo de experiencia en campismo, años después con otros amigos tuve un intento fallido en el que nos extraviamos, en otra ocasión era semana santa y los rancheros que en estos últimos años vieron la mina de oro en los turistas te quieren cobrar hasta por voltear a ver un árbol, no nos dejaron bajar, pero espero próximamente volver a ese santuario.

zapote

Pista de remo Cuemanco. Lugar en el que en mis años universitarios practique el deporte de remo, en ese espejo de agua de 2km todas las mañanas a las 7:00am llegaba al hangar 10 con mis camaradas uameros, sacábamos un bote y remábamos 8 km viendo los primeros rayos de sol, en ese lugar sufrimos entrenamientos, gotas de sudor y gritos del entrenador, competimos a nivel estudiantil y nacional y pasamos momentos increíbles, agregando que la pista es un lugar histórico donde se celebraron las olimpiadas del 68 y además se encuentra a un lado de los canales de Xochimilco con sus chinampas, campos verdes, aves y demás fauna, razón por la cual años después conseguí 2 kayaks y me puse a recorrer todo los canales junto con mi hermano, en conclusión un hermoso lugar.

row

El mar. No hay nada que decir, me encanta el mar desde que era niño y mis papás me llevaban y me tostaba como camarón y las divertidas al ser revolcado por una ola, no hay lugar mas pacifico, relajante y a la vez divertido que estar en el mar, descansando mientras te asoleas y escuchas las olas, actualmente siempre que voy es una madriza, si llevo los kayaks es remar horas y horas hasta una isla o algún lugar interesante, si hay olas grandes es oportunidad de rentar una tabla de surf e intentar montar algunas olas que obvio como principiante es bracear un chingo a lo wey, si esta tranquilo pues brincar y hacer maromas cerca de la orilla, rentar un jetski, una cuatrimoto, esquiar (que también es una madriza a los brazos y piernas) snorkelear, si hay un muelle cercano aventarse unos clavado, infinidad de actividades, creo que yo debí haber vivido cerca de una costa, uno nunca sabe, ojalá algún día viva la experiencia de pasar algunos años cerca del mar.

Advertisements