Finalmente quedó terminada la bicicleta retro, compré las refacciones en el centro en San Pablo: Rines, llantas, cámaras, asiento, puños, una lamparita retro y un rack trasero, le pedí a un mecánico de bicicletas que la armara y quedó de lujo.

La utilicé bastante en recorridos largos, corría muy bien ya que por la rodada grande pasaba los baches con suavidad y el asiento con resortes era muy cómodo, podías llevar un pasajero sentado en el rack tranquilamente.
Preferí venderla porque tenía 3 bicicletas y ocupaban demasiado espacio, me la compraron dos chavas que apenas alcanzaban a los pedales, pero se veían felices con su nueva adquisición.

20130323-044931 p.m..jpg

Advertisements